Reservas

Reserva aquí sin salir de la página.

Origen del Nombre del Colca

Origen del Nombre del Colca
Origen del Nombre del Colca

Guamán Poma el cronista aborigen en su obra Nueva Crónica y Buen Gobierno, muestra un grabado muy elocuente, que lleva por título DEPOCITO DEL INGA COLLCA, donde se observa un conjunto de depósitos, que servían de almacén de alimentos, lana, algodón vestidos, entre otros productos como herramientas o armas, artículos que servían como reserva para complementar las necesidades de la población, o sobre llevar sequías, guerras siniestros u otras calamidades. El grabado también ilustra al administrador o “quipucamayocc”, quien rinde cuentas al inca mediante la lectura del quipu, instrumento que servía para llevar la contabilidad.

Las collcas eran depósitos edificados que servían para guardar alimentos u objetos, se encontraban distribuidas a lo largo de todo el territorio del Tahuantinsuyo. Consistían en hileras de edificios de piedra, generalmente ubicados en las laderas de los cerros, en lugares frescos, altos y ventilados, tienen aspecto de torrecillas y fueron edificados en hileras y separadas para evitar los incendios.

Alguno de los lugares donde aún se puede encontrar restos de las estructuras de las colcas son: Huanuco Pampa (Huanuco), Cajamarquilla en el valle del Rímac, Raqchi en Cuzco, Santuario de Pachacamac, y por supuesto a lo largo de los pueblos ubicados en el valle y cañón Colca.

Precisamente los pueblos quechuas, ubicados en ambos contrafuertes del valle y cañón Colca, surgieron como una síntesis de antiguas costumbres y tradiciones de los pueblos andinos. Las culturas precedentes como los Tiahuanacu, y Huari, sirvieron de modelo, los Tiahuanacu con su mitología, arquitectura monumental, y los Huari con la organización política centralizada, la conquista militar, el poder, el uso del motivo trapezoidal, el empleo de los andenes.

Durante la administración Inca hubo prosperidad en la actividad agrícola y agropecuaria de los pueblos del Colca. Se construyeron amplios depósitos o almacenes, para la conservación del maíz y carne procesada (charqui), pescados, productos manufacturados como armas, ropa, así como frutas secas, entre otros productos para ser utilizados en épocas de escasez, tiempos de guerra y de sequía. En consecuencia, con bastante acierto y justicia el valle y cañón del Colca, debe su nombre por haber sido la despensa de los pueblos andinos

Hoy en día dichos pueblos destacan por ser fundamentalmente una nación agrícola, quienes mantienen amplias y las más antiguas andenerías del Perú en actual producción. Por ejemplo, en Cabanaconde se cultiva el maíz cabanita, apreciado por su dulzor, suavidad y valor nutritivo. En la antigüedad venían con piaras de llamas desde Puno y Cuzco para intercambiar o practicar el trueque, entregaban carne seca, el chuño, lana y cerámicas a cambio del maíz cabanita.

Por Walter Tinta.